El curso está destinado a profesionales de ciencias agrarias, ya sea asesores agronómicos, como consultores. Está pensado para aquellos que quieren evaluar la materia orgánica, sus funciones y fracciones como indicadores de calidad de suelo a campo o en ensayos. Se requiere conocimientos previos de edafología. Se espera que aquellos que lo completen estén en condiciones de realizar trabajos referidos al carbono del suelo pudiendo diseñar desde el paso inicial de un muestreo hasta idear ejercicios de balances de C en suelo. También se plantearán en el curso áreas de falencia del conocimiento actual que deberían ser abordadas en futuros trabajos y el aporte que pueden hacer los profesionales con experiencias a campo. Se tratarán los temas a desarrollar desde un punto de vista productivista pero también ambiental, teniendo en cuenta los efectos de la materia orgánica sobre los cultivos y su posible función como sumidero de carbono atmosférico.